martes, 7 de septiembre de 2010

¿FEMINISMO MISÓGINO?

Corriente política sustentada en los principios de “diversidad”, “no exclusión” y “derecho a la autonomía” que deben prevalecer en el movimiento feminista; la “pluralidad” y “multiculturalidad” que deben regir a los gobiernos y la “libertad de expresión y reunión” que marca la Constitución mexicana.
Por Xabier Lizarraga Cruchaga

Yo, el que esto escribe, soy hombre —tengo cromosomas XY, pene, testículos, próstata y eyaculo— y además me identifico como hombre; soy un hombre gay, activista comprometido desde hace más de tres décadas con el movimiento feminista, sin duda clasemediero, de ideología de izquierdas… anarquista para más señas, y además soy ateo.
Por todo lo anterior, quizás muchas mujeres y tal vez no pocos hombres consideren que no tengo las cualidades para escribir lo que ahora escribo; pero recibí por e-mail un comunicado informándome sobre el Encuentro Nacional Feminista, que se llevó a cabo en Zacatecas, México, del 27 al 29 de agosto… y parte de su contenido me sorprendió y me parece lamentable, muy lamentable.
Hace algunos años, en una mesa redonda feminista escuché algunos planteamientos que, al final del mismo, me motivaron a declarar:
“Creo que voy a dejar de ser feminista, porque temo volverme misógino” —y evidentemente tal afirmación fue muy mal recibida, salvo por una feminista a la que admiro por su inteligencia, preparación y serenidad, y que comentó que algunas afirmaciones, categóricas e inflexibles, ponían en riesgo al discurso mismo.
Con el actual documento no he podido menos que preguntarme:
¿El fundamentalismo también ha permeado a este movimiento?
Y temo que debo responder afirmativamente a la pregunta.
Pero no, no me refiero a que se trate de un comunicado feminista radical, porque pienso que es importante e imprescindible llegar a la raíz de la misoginia… ¿pero cayendo en ella?
Para que juzguen —quienes ésto lean— si tengo razones para lamentar el contenido de la convocatoria o estoy verdaderamente desvariando, trascribo el mismo, y después expongo mis reflexiones:
CORRIENTE
FEMINISMO SOCIALISTA POPULAR Y PROLETARIO (FSP)
Encuentro Nacional Feminista 2010, 27-29 agosto, México, Zacatecas
CONVOCATORIA
HOY SÁBADO 28 A LAS 5:30 DE LA TARDE
Se convoca:
1.- a las mujeres biológicas de nacimiento (MBN) es decir, aquellas que nacimos mujeres sin posibilidad de elegirlo y que por tanto padecemos desde el nacimiento todas las consecuencias que implica el ser mujer dentro de este sistema patriarcal;
2.- a todas las feministas indígenas, campesinas, obreras, migrantes, refugiadas, trabajadoras de servicios, desempleadas, subempleadas, de la maquila, estudiantes, presas políticas, ecologistas, amas de casa y madres, tanto heterosexuales como lesbianas;
3.- a las militantes de organizaciones proletarias y populares que luchan contra el sexismo, racismo, capitalismo, imperialismo, ecocidio y cualquier otra forma de opresión social y destrucción de la naturaleza, es decir, contra todas las formas de opresión del sistema mundial patriarcal capitalista: sexista, racista, clasista, imperialista y ecocida;
4.- a las militantes comprometidas con las organizaciones sociales que luchan contra la globalización neoliberal o posneoliberal y la superexplotación ejercida por ésta contra la clase trabajadora y sectores populares (clasismo); el exterminio oculto de las comunidades indígenas (etnocidio); la matanza principalmente de mujeres pobres o proletarias (femicidio); la postración de los países latinoamericanos (imperialismo) y la depredación de la naturaleza (ecocidio).
- La reunión de 5:30 a 8:30 p.m. está dirigida exclusivamente a mujeres biológicas de nacimiento (MBN), sobre la base del principio de autonomía de organización que debe regir a todas las organizaciones sociales.
- De las 8:30 p.m. en adelante se establecerá un diálogo con los compañeros y compañeras homosexuales, bisexuales, transgénero, transexuales, intersexuales y heterosexuales (HBTTIH) feministas y de izquierda con vistas a formar una FRENTE HBTTIH FEMINISTA Y DE IZQUIERDA que combata al patriarcado capitalista.
Temas a tratar:
  • Rescate y defensa de la autonomía política del movimiento feminista.
  • Campaña de combate contra el femicidio intra y extradoméstico.
  • Despenalización del aborto y la no intervención del estado y la iglesia en el cuerpo de las mujeres.
  • No al feminismo capitalista, burgués y de derecha integrado al sistema patriarcal.
  • No a la mercantilización y comercialización de la sexualidad por el mercado de la diversidad sexual (MDS) y contra la derecha capitalista LGBTTTI y su integracionismo al sistema patriarcal capitalista.
  • Por la abolición total del sistema patriarcal: sexista, racista, clasista, imperialista y ecocida.
  • Por la construcción de un nuevo sistema social mundial justo y equitativo.
Exigencias:
¡Libertad inmediata a las indígenas presas en el Edo. de Guanajuato por interrumpir su embarazo!
¡Solución inmediata a las peticiones de las y los trabajadores del sindicato electricista (SME)!
¡No a la invasión estadounidense contra Venezuela, Bolivia y Honduras, a través de las oligarquías nacionales!
¡Fuera del país las industrias promotoras de transgénicos como Monsanto!
¡No al intercambio: matrimonio gay por no-al-aborto a las mujeres!
Lugar de reunión:
CASA MUNICIPAL DE CULTURA GUADALUPE. Afuera del Centro de Convenciones del Gobierno de Zacatecas tomar camión que va a Guadalupe (línea roja)  (después de 10 min. aprox.) bajarse en la parada que va rumbo al Convento Guadalupe. De ahí caminar al Jardín Principal Guadalupe (o también Jardín Juárez). Frente al jardín se encuentran el Convento Guadalupe y la CASA MUNICIPAL DE CULTURA GUADALUPE.  
Corriente política sustentada en los principios de “diversidad”, “no exclusión” y “derecho a la autonomía” que deben prevalecer en el movimiento feminista; la “pluralidad” y “multiculturalidad” que deben regir a los gobiernos y la “libertad de expresión y reunión” que marca la Constitución mexicana.
E mail: feminismosocialista@gmail.com 
Responsable: Yan María Yaoyólotl Castro
 
 Reflexión:

Leyendo con atención el documento, encuentro una serie de asuntos muy preocupantes, dado que no sólo entran en contradicción algunos puntos del documento con otros, sino que varios de los contenidos implican preocupantes actitudes discriminatorias, reproduciendo esquemas de intransigencia y bipolarización de la realidad sexual, de los sexo-géneros y de las sexualidades. 
 

Es indudable que las mujeres tienen que construir su discurso ideológico a partir de su propia vivencia en tanto que tales, pero al final del documento podemos leer: “los principios de “diversidad”, “no exclusión” y “derecho a la autonomía” que deben prevalecer en el movimiento feminista”, y sin duda en párrafos anteriores queda clara la exclusión y más que podada la noción de diversidad, evidentemente en aras de la demandada “autonomía”.
Pero ¿qué entienden por autonomía? Con frecuencia “autonomía” es un término que se utiliza como sinónimo de “independencia” (de no dependencia), aunque toda autonomía es necesariamente dependiente, dependiente de un entorno, de un contexto, porque sin éste no tiene posibilidad ni razón de ser; todo organismo o colectivo autónomo es dependiente de un orden (el que fuere) con el que no sólo interactúa sino que puede debatir y entrar en confrontación, es dependiente de una necesaria e inevitable retroalimentación con el afuera, con lo otro, con lo opuesto o la alteridad: ni el feminismo ni ninguna lucha social se da en el vacío, por lo que puede ser autónoma pero difícilmente independiente.

Y si cerramos la puerta a lo distinto ¿cómo se pretende hablar de “pluralidad”?

El uso de la noción de “autonomía” en este texto da la impresión de referirse a un aislamiento, más que a una toma de distancia. Pero en fin, el lenguaje es de quien lo utiliza, y sin duda es válido usar la palabra “autonomía” para implicar: sin la interferencia de los hombres.

Pero vayamos al principio del documento:

En el primer punto, arranca con una convocatoria claramente transfóbica:
a las mujeres biológicas de nacimiento (MBN)”, sin reconocer que la misoginia no se ejerce en función de los genes o los cromosomas, sino en virtud del sexo-género, y que éste es una construcción social, no biológica; no nacemos con una identidad, ésta se construye durante los primeros meses y se matiza y texturiza a lo largo de la vida.

Argumentan que se dirigen a “aquellas que nacimos mujeres sin posibilidad de elegirlo”, y les recuerdo que tampoco las mujeres transexuales tuvieron “posibilidad de elegirlo”, en la medida en que la construcción de la identidad sexo-genérica no es un acto volitivo, ni siquiera consciente… no es un acto frívolo como decir “¡Ay, nací hombre, pero prefiero verme bonita y ser mujer!”

Excluir en la convocatoria a las mujeres transexuales no sólo supone una modalidad de misoginia, sino una expresión lamentable de sexismo, algo que el documento declara querer combatir: “contra todas las formas de opresión del sistema mundial patriarcal capitalista: sexista

Por otra parte, cabe preguntar si esa convocatoria sí incluiría a Thomas Beatti, hombre transexual que, sin embargo, en su transformación no incluyó la extracción del útero y decidió embarazarse y gestar a sus propios hijos...


El documento insiste al final: “La reunión de 5:30 a 8:30 p.m. está dirigida exclusivamente a mujeres biológicas de nacimiento (MBN)”, por lo que deviene excluyente y discriminatorio, en nombre de una autonomía ¿biológica? ¿cromosómica? ¿génica?. Sin embargo, posteriormente invita a otra sesión sin programa a homosexuales, transgénero, intersexuales, bisexuales y heterosexuales, y ojo, por como está escrito el párrafo, parece que las bisexuales no entran en su noción de mujeres biológicas de nacimiento o ¿es que las que convocan no consideran que hay bisexuales feministas, o piensan que todas son clasistas…? La verdad, no queda claro. Pues no sólo convocan a “mujeres biológicas de nacimiento” sino también, sólo si son de “izquierdas” –se interprete esto como se interprete: “feministas y de izquierda” Todo lo cual, da pie a pensar que no lucharán por los derechos de las mujeres sino por los de algunas mujeres.
 

Realmente preocupado, invito a las convocantes a reflexionar y considerar que las mujeres bisexuales y transexuales (así como los transgénero y los hombres homosexuales) también son víctimas de la ideología patriarcal, amén de objeto de discriminación por la concepción binaria y rólica de la realidad sexual. ¿Dónde queda, entonces la postura que dicen defender al declararse “contra todas las formas de opresión del sistema mundial patriarcal capitalista”? ¿No están avalando y promoviendo con su rigidez ideológica –y binaria– muchas formas de opresión tanto patriarcal como capitalista?

En el segundo punto se nota un interés por incluir a todas las mujeres que se ajusten al ideario del que parten; como apuntaba en líneas arriba, no veo contempladas a las bisexuales, pero tampoco a las prostitutas y a las monjas. Y por si no se han percatado, también son mujeres, y les aseguro que también hay feministas en esos colectivos.


Ya sé que no tenemos los hombres, homosexuales o no, que decirles cómo deben manejar y plantear su activismo, pero realmente me preocupa. Como activista gay, considero improcedente concebir el activismo, sea feminista, homosexual, lésbico, bisexual o transexual, desde una perspectiva horizontal de clase, porque somos parte de una realidad que atraviesa verticalmente a toda la sociedad. También las mujeres heterosexuales, bisexuales, lesbianas y transexuales de clase alta, empresarias, religiosas, etcétera, sufren la inequidad de género y la opresión falocéntrica, patriarcal. Y al hacer una selección de la población femenina a tomar en cuenta y a defender, se reproduce aquello que se quiere combatir.

Sólo como colofón deseo comentar que sin duda un movimiento que busca cambiar el orden social hegemónico, discriminador y opresor, necesariamente debe solidarizarse con otras numerosas causas y movimientos sociales, como queda claro en sus “Exigencias:”, definitivamente la primera exigencia: “¡Libertad inmediata a las indígenas presas en el Edo. de Guanajuato por interrumpir su embarazo!” no sólo es adecuada sino además impotante, y me uno a ella.

Sin embargo, siguen tres exigencias muy cuestionables:

¡Solución inmediata a las peticiones de las y los trabajadores del sindicato electricista (SME)!
¡No a  la invasión estadounidense contra Venezuela, Bolivia y Honduras, a través de las oligarquías nacionales!
¡Fuera del país las industrias promotoras de transgénicos como Monsanto!

Exigencias quizás loables –no todas desde mi punto de vista–, pero como suele suceder en estos casos, tratar de incluir en las demandas una globalidad de causas tiende finalmente a debilitar la lucha feminista (o lésbico-gay, en su caso), por lo que, como hemos visto a lo largo de la historia, toda las demanadas sexo-políticas suelen quedar relegadas, puestas en un segundo o tercer plano.

Por otra parte:
¿Han visto a los del SME comprometiéndose con las diversas batallas sexo-políticas? En sus filas, no sólo hay corrupción, sino mucho sexismo, misoginia y homofobia.
¿Y por qué sólo protestan contra la invasión estadounidense a tres países de Latinoamérica? ¿El resto del mundo lo consideran menos importante? ¿Los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Honduras no tienen un orden patriarcal, sexista y capitalista?
Y ¿por qué sólo protestan contra las industrias promotoras de transgénicos? Numerosas industrias, como las petroleras, automotrices y demás devienen ecocidas ¿qué no?

Por último, hay una exigencia que realmente me indigna: “¡No al intercambio: matrimonio gay por no-al-aborto a las mujeres!” 

¿Quién ha propuesto el intercambio?

¿Proponen luchar por los derechos de las mujeres feministas de izquierda y por las demandas del SME y no consideran que el matrimonio gay es compatible con la demanda de despenalización del aborto?
En lo personal considero que el matrimonio es una institución que quizás debiéramos abolir y buscar otro orden social, pero mientras exista, TODOS debemos tener derecho a él, así como las mujeres TIENEN EL DERECHO A DECIDIR SOBRE SUS CUERPOS y los recién nacidos a hacerlo en un ambiente afectivo que los acoja con amor y compromiso.


Soy un apasionado lector de Alicia en el País de las Maravillas… pero me preocupa la sinrazón en el activismo sexo-político.